28 Julio, 2017

Buscan aliarse para importar cemento

Los vivienderos de Nuevo León han iniciado un proceso de acercamiento con inversionistas extranjeros con miras de importar cemento de Asia e incluso de Europa.

Sería mediante joint venture entre un grupo de empresarios locales y del centro del país, según información de directivos de las desarrolladoras que pidieron el anonimato.

“Estamos en un proceso de acercamiento, porque hay interés de hacerlo, pero sería en grupo. Estamos en el análisis de lo que representaría en términos de logística, además de lo implicaría importarlo. No podemos revelar nombres de empresas aún, porque es un proceso de negociación”, indicó la fuente consultada.

Se calcula que en una primera etapa podrían llegar a importar unos 50 mil toneladas de cemento bimestrales, lo cual representaría alrededor 30 por ciento más barato, pero se tienen que revisar los retos logísticos.

“Hay todo un proceso que tiene que evaluarse una cadena de suministro y abastecimiento, y sobre todo no dejar de lado la experiencia que se tuvo en el pasado”, aseguró la fuente consultada.

Refirió que hace unas semanas las expectativas de que se pueda importar cemento han resurgido, al existir inversionistas que se están acercando a la zona noreste para hacer una joint venture con empresarios del centro del país, están en proceso de acercamiento”, añadió.

De concretarse se sentaría un precedente luego del intento fallido en el 2004 de traer cemento de Rusia boicoteado por Cemex.

En ese año, Ricardo Alessio y sus socios, Luis Bonales y Ricardo Camacho fueron los protagonistas del boicot que Cemex impuso al buque Mary Nour que pretendía introducir al país 26 mil toneladas de cemento procedente de Rusia, un buque que nunca desembarcó.

Los desarrolladores y constructores de la entidad han expresado su preocupación por el impacto que significa el incremento del cemento.

Dado que este incremento genera un impacto en la cadena de los insumos, están en riesgo los empleos. La industria de la vivienda es generadora de mano de obra intensiva. Por cada vivienda que se construye en el país se generan seis empleos entre directos e indirectos.

Fuente: El Financiero

Comments

comments